La técnica del ajo (Parte II)

Buenos días gente, hace como cosa de 3 meses que no aparezco, lo sé, pero hoy he decidido seguir con la segunda parte del último post que hice.

La verdad es que antes de abrir el blog, nunca pensé que me costaría tanto mantenerlo actualizado. Aunque también es cierto, que siendo franco, tampoco imaginé que tendría tan poco tiempo libre. Sí, sé que suena a excusa y probablemente lo sea, pero en estos últimos meses no he tenido oportunidad de escribir debido a que se me ha juntado una carga de trabajo bastante difícil de gestionar y las vacaciones. Todo ello, como comprenderéis, ha desembocado en una  huida constante de cualquier dispositivo electrónico, incluyendo este ordenador con el que escribo ahora mismo.

Pero bueno, vayamos al grano con lo de hoy.

Para comenzar con la entrada de hoy, quisiera mostraros primero el siguiente tweet de Daniel Hernández, el cual ilustra a la perfección, el tema en el que hoy me gustaría centrarme.

sfs

Como recordaréis (de no ser así, os recomiendo que leáis la entrada anterior) la técnica del ajo, es esa que vienen utilizando con todos nosotros (¿quienes? medios de comunicación, sociedad, diferentes profesionales…) desde tiempos inmemorables y que consiste básicamente en repetirnos algo hasta que nos quede grabado a fuego.

Bueno pues hoy vamos a seguir con esas frasecitas que decimos casi de forma inconsciente y que damos por hecho, sin ni siquiera replantearnos qué tienen de verdad. Para ello, he querido comenzar con el tweet de Dani, porque uno de los principales medios que contribuye a que creamos ciertas cosas es nuestra querida televisión. 

El formato de la entrada de hoy, por ello, será diferente. No voy a coger algunas de esas frases que se vienen repitiendo más que el ajo y que otros compañeros ya han abordado estupendamente (como por ejemplo, “Hay que comer 5 veces al día“, “El desayuno es la comida más importante del día” y además “Las galletas son un buen desayuno (o eso dice la AEP)”, que “Cada uno es libre y por tanto, responsable, de lo que come” u otros).

Hoy voy a coger la realidad. Voy a coger uno de esos programas que echan por la tele en horario de mañana.

Uno de esos programas que ve tantísima gente y que consiste en un grupo de amigas y conocidas hablando de temas de actualidad. Ya sabéis, el síndrome post-vacacional, la nueva dieta milagro o algunas claves para recuperar la línea después de las vacaciones. Nada nuevo.

Puede que alguien se pregunte el por qué. La respuesta es sencilla: porque no hace falta más que encender el televisor y poner un programa de debate/tertulia/telebasura (Telecinco es TOP en esto) para ver una pequeña muestra de los estragos ocasionados por la susodicha TÉCNICA DEL AJO.

Por lo tanto, como comentaba con anterioridad, hoy pretendo analizar al detalle lo que se dijo antes de ayer, día 29 de Agosto de 2016, en el programa amigas y conocidas emitido en la 1.

Os recomiendo por tanto, que antes de seguir leyendo, veáis parte del programa que os enlazo justo arriba. A partir del min 11, más o menos, empieza la traca (lo anterior, tampoco tiene desperdicio, pero no me interesa hablar de ello hoy).

[Momento paleolítico y TIPS para perder peso]

1.”La última moda, la dieta del paleolítico, comer como hace 30000 años, es decir sólo carne, huevos y pescado, prohibidos los lácteos, los hidratos y las legumbres…”

Sé que es la televisión. Sé que de todo se extrae el aspecto comercial (“la ultima dieta de moda…”) y se pone el titular sensacionalista (“comer como hace 30000 años…”). Pero la realidad es bien distinta. Ni la dieta paleo consiste en comer exclusivamente eso, ni es sólo una dieta más de moda. Hay grandes profesionales e investigadores detrás estudiándola con rigor científico y su aparición en la literatura científica cada vez es más frecuente. Para ello basta con sólo echar un vistazo a la siguiente bibliografía que nos comparte el compañero Óscar Picazo en su blog, del cual os recomiendo también leer la siguiente entrada sobre la dieta en cuestión. Tal vez el estilo de alimentación paleo no sea el óptimo para todos (o yo no lo creo), pero desde luego que nadie piense que es simplemente una dieta milagro.

Más leña.

2.”… esta alimentación tiene muchos riesgos, porque hay muchas grasas saturadas de los animales y con tanta proteína afecta a los órganos vitales, por lo tanto hay que tener mucho cuidado…”

Lo venimos diciendo hace tiempo, pero lo voy a repetir, puesto que de eso se trata la entrada. Ni las grasas saturadas son el demonio, ni tiene sentido hablar del peligro de las proteínas a estas alturas. ¿Acaso no es peligroso el consumo de productos procesados que hacemos en la actualidad? ¿Acaso no es peor alimentarse a base de azúcar, harina refinada y aceites de bajísima calidad? ¿No es más preocupante que el pan blanco sea el principal aportador de calorías en nuestra dieta o que la patata (frita) sea la principal “verdura” consumida en niños estadounidenses? ¿No os parece más interesante hablar del bajo consumo de legumbres, frutas y verduras? ¿No creéis que es más relevante hablar de la nueva era low sugar que cada vez está más presente? Por favor, si decidís ver algún programa de este estilo, sed críticos. Que si estamos como estamos no es por la grasa saturada o la proteína. Es por la cantidad de basura que nos metemos a lo largo del día (entre otras muchas cosas). Seguimos.

3.”… el problema de esas dietas que se ponen de moda, es que la gente las sigue sin ir al médico y claro, te machaca los órganos… la gente en esa época (refiriéndose al paleolítico) se moría a los 18 años…”

Claro, ese es el problema. El problema es que no le consultan a los médicos. No que España sigue siendo el único país de la UE sin Técnicos ni Dietistas-Nutricionistas en la Sanidad Pública. No, ese no es el problema. Nuestra #SanidadDesnutrida no es el problema…

386

Campeona, sería en este caso.

Respecto a lo de que se morían a los 18, sólo diré dos cosas, una que no es cierto (la esperanza de vida media al nacer era más bien de unos 30) y dos, que ésta se veía influenciada por la altísima tasa de muerte al nacer dadas las circunstancias de la época (no habían las condiciones higiénico-sanitarias de la actualidad, entre otras cosas). Pero bueno, siendo franco, este error lo cometen hasta algunos reputados científicos, así que hoy lo podemos pasar por alto.

4.”… todos sabemos lo que hay que comer… pollo a la plancha, lentejas, frutas… pero sólo algunas…” interviene la iluminada de turno “… las frutas depende del horario… no hay que tomar fruta por la noche porque tiene fructosa… “ vuelve a intervenir la que estaba hablando haciendo un apunte imprescindible en todo el asunto “también hay frutas con las que retienes líquidos…”

“Todos sabemos lo que hay que comer.” ¿Qué es peor, no saber algo o creer que se sabe? Personalmente no lo tengo claro. Perdone usted señora, pero si todos supiésemos lo que hay que comer no tendríamos ni la mitad de las enfermedades crónicas que padecemos en la actualidad. Yo diría que la frase acertada es “Todos creemos saber lo que hay que comer” o incluso “Todos sabemos lo que la industria nos dice que hay que comer”. Eso sí que es una verdad como una catedral.

Respecto a la fruta. Lo mismo de siempre. Reduccionismo sin fundamento. Un alimento no es bueno o malo por tener o no tener un nutriente. Siento defraudaros. Pero los alimentos, la nutrición, la alimentación, son algo muchísimo más complejo que eso.

Poco más que añadir. Bueno sí, una cosa: Que comáis fruta, ¡coño! Me importa una M cuando, pero comedla.

5. “si queréis una dieta que funciona y además, ESTÁ DEMOSTRADO, pero hay que hacerla bien e, mirar bien lo que os voy a decir, se puede comer de todo… quitando cosas que no son sanas… pero sólo puedes comer todo lo que te quepa en la PALMA DE LA MANO” puntualiza otra “eso lo dicen los franceses!” finaliza la del principio “…y de ahí, todo lo que te pases, es exceso…”

dieta-de-las-manos

La famosa técnica de la mano, tan respaldada científicamente

Primero de todo, os voy a dar mi sincera opinión sobre lo de medir las raciones con la mano. Personalmente (como os digo, es una opinión, respeto que haya gente que no la comparta) me parece una técnica inútil.

¿Qué clase de criterio es lo que quepa en la superficie de una de nuestras extremidades?

Es como si os digo que comáis únicamente alimentos que quepan en vuestro ombligo (Poca cosa, ¿eh?). Lógicamente vais a perder peso. Pero no porque lo que os he dicho sea coherente y/o eficaz, sino porque no estaréis comiendo una mierda. Así que, yo no sé vosotros, pero yo junto a mi mano enana vamos a pasar del tema.

Solo os recomendaría para acabar este apartado, que si queréis perder peso (y mejorar vuestra salud, algo MUCHO MÁS IMPORTANTE), empezad por comer mejor, no menos.

[Momento vegano]

De entrada, antes de oír la opinión de las expertas del programa, vemos que lo único coherente que aparece en el reportaje previo al debate son los 10 segundos de Lucía dónde señala la importancia de suplementar con la vitamina B12. A parte de eso todo es alarmismo, controles estrictos e imprecisiones, como lo de que puede ser recomendable una dieta vegana por el bajo consumo de grasa (¿?¿?¿?). Veamos que opinan las expertas.

6. “…. lo primero que se me pasa por la cabeza es que a estos niños los acostumbras a comer de una determinada manera y ya no tienen posibilidad de elegir, ya no pueden escoger otra opción que puede ser igualmente saludable… esta dieta debe estar además especialmente controlada [LO QUE DICE AHORA DE CARNÍVOROS Y FLUIDOS, NO TIENE NINGÚN SENTIDO, ASÍ QUE ME LO SALTO]… a mi me preocupa porque los niños también tienen que poder elegir… este niño luego va a un campamento ve una hamburguesa y se le caen dos lagrimas

¿A mi sabéis qué es lo primero que se me pasa por la cabeza? lo siguiente:

Cuando a un niño, desde pequeño, le plantas delante todas las mañanas para desayunar un cola-cao con galletas, ¿le estás dando la posibilidad de escoger?, cuando le metes después de la comida algún lácteo azucarado, como unas natillas, ¿le estás dando la posibilidad de escoger?, cuando en la merienda le das alguna pieza de bollería con un zumo envasado, ¿le estás dando la posibilidad de escoger? ¿qué pensáis? ¿les damos la posibilidad de escoger?… La respuesta está clara: NO. Si le metes al niño desde pequeño azúcar y grasa de mala calidad y una retahíla de potenciadores del sabor, no solo no le das a escoger, sino que estás sentenciando y cerrando sus futuras posibles elecciones. ¿o acaso pensáis que después de probar semejantes productos, en el futuro escogerá desayunar una porridge de avena con canela o tomar de postre fruta y merendar frutos secos? Si de verdad pensáis que seguirá siendo libre de escoger, hacéroslo mirar porque no sois conscientes de la realidad.

¡OJO!. No creo que imponerles desde pequeños que sean veganos sea la solución, pero dudo que sea peor eso que imponerles una dieta occidental, sinceramente. A día de hoy no estamos como estamos por aquellos que deciden seguir la tan rechazada dieta vegana, sino más bien, por la inmensa mayoría que decide seguir con la tan aceptada dieta occidental. No seamos hipócritas, va.

AAAA

¿En serio pensáis que lo de arriba es el problema?

Pero esperad, que la cosa sigue un poco más.

A partir de aquí aparecen varios puntos interesantes, todos seguidos, que no analizaré en detalle.

“Eso no es la realidad… no es lo que se come…” De esto irá mi próximo post, de la normalidad, el argumento ad populum y las justificaciones que hacemos a diario. 😉

“Tenemos la dieta mediterránea que es la mejor…”, cuando momentos antes “… venía mi amiga a mi casa y nos comíamos un bocata enrome de chocolate…” Lo de antes. La gente cree saber lo que es dieta mediterránea. Pero no. Eso NO ES DIETA MEDITERRÁNEA, SEÑORA.

“Es mucho más caro seguir esta alimentación que llevar a cabo una dieta mediterránea…” ¿es la dieta vegana cara? DEPENDE en que la bases y con que la compares. Veamos si la comparamos con dieta mediterránea (simplifico y escojo lo que sería lógico para cada patrón alimentario.)

cats

Sí, faltaría el suplemento de B12 en la dieta vegana.

¡OH VAYA! ¡Si se componen casi de lo mismo! E incluso yo diría que la dieta mediterránea resulta más cara (con mis elecciones). ¡Vaya por dios! ¿Sabéis que es lo más caro? El desconocimiento…

“Todo al extremo, es malísimo…” Dale cantinela. ¿Todo, todo? ¿Estás segura? ¿La lechuga también? (Refiriéndome a personas sin patología previa) Yo no conozco ningún caso de muerte por exceso de lechuga, ¿vosotros?. Está claro que este argumento es una justificación más, para “comer de todo”.

tumblr_njyoeuwQdF1rml3owo1_1280

¡Hola! 😀

“Hay que comer lo que te de la gana mientras estés sano…” Ah, ¿sí? y cuando te pongas enfermo, ¿qué?. Ahora vendrán los argumentos de tipo “¡qué extremista eres!”, “¡de algo tenemos que morir!” etc, etc. Me aburren esas discusiones. Lo siento, pero no seré yo el que promueva la aparición de enfermedades crónicas, las cuáles son en gran parte evitables con un estilo de vida sano. Tal y como aparece en los rasca y gana “seguid probando suerte” 😉

En fin, el programa sigue y se dicen otras joyitas dignas de análisis, pero yo lo voy a dejar estar por hoy.

Solamente voy a recapitular lo que más me interesa destacar hoy:

  • Las grasas saturadas y la proteína no importan, importan los alimentos, importa el patrón alimentario que escojamos seguir e importa el estilo de vida que decidamos adoptar.
  • La alimentación es cosa de Técnicos en Dietética y Dietistas-Nutricionistas, no de médicos u otros.
  • La gente cree saber lo que hay que comer, los profesionales sanitarios creen saber lo que hay que comer, pero la realidad es que incluso los Dietistas-Nutricionistas tenemos dudas sobre lo que hay que comer (no tantas sobre lo que no). Es un debate que todavía hoy sigue y no se espera que acabe pronto. Así es la ciencia, lenta y difusa, siempre abierta al cambio.
  • Cuando alguien os proponga algo que está DEMOSTRADO, por favor, PENSAD Y DUDAD. Demostrar algo es mucho más complejo que enlazar un par de estudios molones, os lo aseguro.
  • Por último, no penséis que el mal de nuestros tiempos, son los paleos o los veganos. No os equivoquéis. El mal de nuestros tiempos no aparece cada día en las noticias. El mal de nuestros tiempos es un estilo de vida desastroso, acompañado de una dieta nefasta, que hemos considerado aceptar como “la norma”. Ese es el enemigo. Sobre ello escribiré mi próxima entrada.

Hasta entonces, me despido con una de mis citas favoritas, obra del cantante de rap Xhelazz:

“La tele me ha culturizado, porque cada vez que la encienden en casa, me voy a mi cuarto a leer un rato.”

Y recordad: repetid, repetid y repetid. Ell@s no dejarán de hacerlo 😉

¡Un abrazo!

[Álex Oncina, Dietista-Nutricionista]

Anuncios

12 pensamientos en “La técnica del ajo (Parte II)

  1. Hola Álex,
    Completamente de acuerdo contigo. Efectivamente creo que gran parte del problema radica, como bien apuntas, a la falta de presencia histórica en nuestro sistema de salud de Dietistas-Nutricionistas lo que ha creado un ‘vacío’ en cuanto a quién percibe la sociedad que son los referentes en cuanto a alimentación y diétetica. Vacío que otros referentes se han encargado de ocupar para dar respuesta a la necesidad existente: la televisión (la gran divulgadora de las masas) y otros profesionales sanitarios que tradicionalmente han cubierto -mejor o peor- este área.
    Afortunadamente creo que hay una nueva generación de profesionales que está dando mayor visibilidad a la profesión y aunque en muchos casos están haciendo una labor de educación nutricional fantástica tengo la impresión que el colectivo está demasiado centrado en ‘hablar entre sí’ más que en ‘hablar con la gente’ que es a la que finalmente hay que llegar. Al menos es mi impresión en redes con los profesionales del sector que sigo.

    Dicho todo esto, enhorabuena por la entrada, pues me parece una estupenda radiografía de parte de la situación actual.

    Un saludo
    A.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Anuska!

      Gracias por tu comentario. Tal y como apuntas, el hecho de que no hayan profesionales encargados de la Nutrición en el SNS ha generado un vacío, que otros han cubierto (con buena fe), pero que muchos otros han aprovechado (para venderse y lucrarse).
      Esta nueva generación de la que hablas (dónde me incluyo), estamos trabajando para que eso cambie. Para que podamos gozar de los sanitarios adecuados para abordar el tema en la Sanidad. Para que dejemos de tener una #SanidadDesnutrida.
      Es un largo camino, pero ya hemos empezado a recorrerlo. Por ello, creo que tus impresiones finales no son del todo desacertadas, puesto que primero queremos hacer fuerte a la profesión y para ello es necesario que todos rememos hacia el mismo lado. Después, llegará lo otro.

      De nuevo, gracias por pasarte y por el aporte 😉

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. ¡Hola Alex!

    Enhorabuena por el post, actualidad, ciencia y opinión.
    Si te interesa, hay un estudio publicado el año pasado en el Journal of Hunger & Environmental Nutrition que sí le echa una mano a las dietas veganas/vegetarianas (en teoría con más fruta, verdura y granos enteros) en el tema económico. Por si te interesa echarle un vistazo y enlazarlo. (Es este: http://goo.gl/AH1SQM )

    Un abrazo y ¡vuelve pronto!
    No dejes que estemos tanto tiempo sin leerte. :3

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Eva,

      Gracias por el comentario, por la felicitación y por el paper.
      A ver si consigo darle más continuidad al blog de una vez y por todas, que desde que lo hice (hará dos años muy pronto) no he conseguido mi objetivo de publicar un par de post mensuales.
      Seguiré trabajando para que ello sea posible.

      ¡Un abrazo y nos vemos pronto! 😉

      Me gusta

  3. Buen artículo, bastante de acuerdo con todo, pero un apunte al párrafo “Todo al extremo, es malísimo…” Dale cantinela. ¿Todo, todo? ¿Estás segura? ¿La lechuga también? Yo no conozco ningún caso de muerte por exceso de lechuga, ¿vosotros?”
    Casos de muerte personalmente no conozco, pero ingresos en urgencias en pacientes con anticongelantes orales (Sintrom) si que conozco unos cuantos por exceso de consumo de lechuga romana. Se que es un ejemplo, pero intenta usar uno que no sea perjudicial para parte de la población.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Juan,

      El ejemplo que comentas lo puse pensando en que me dirijo más bien a un sector de población sin un problema concreto (población sana). Si no, no podría poner ejemplos, puesto que imagínate que hubiese puesto brócoli en lugar de lechuga, alguien podría venir y decirme “pero es que la gente con bocio…”, o imagínate que hubiese puesto manzanas, igualmente alguien podría decirme “pero es que los intolerantes a la fructosa (o incluso los diabéticos, vete tú a saber lo que hubiese salido de ahí…)…”, o pongamos el caso de que decido poner almendras y sale otro “pero es que los alérgicos…”.
      Entiendo que me hayas hecho el apunte, puesto que es algo en lo que supongo trabajas y has visto más a menudo, pero en los mensajes que se lanzan en salud pública uno se dirije a la gran mayoría y en este caso, la gran mayoría podría “abusar” (si es que existe un abuso…) de lechuga sin padecer ningún síntoma adverso en el acto (como mucho tendrían un leve hinchazón por la cantidad de agua que contiene).
      En todo caso, ahora lo especifico, por si me leyese alguno de tus pacientes. 😛

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  4. Más vale un magnífico artículo cada dos meses que dos artículos por mes. Las dos partes de este ajo han salido redondas. Enhorabuena, ojalá te lea mucha más gente. Hasta los que salen en televisión, a ver si alguien deja de decir la primera chorrada que se le pasa por la cabeza.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s